Homeopatia en al universidad

HOMEOPATÍA UNIVERSITARIA

Por cierto, que no creerse la homeopatía
aunque la vendas no es un problema propio de
España. En 2009, uno de los directivos de la
multinacional de farmacias británicas Boots dijo
que ellos vendían homeopatía porque la gente la
compraba, no porque funcionara.[18]
Últimamente la compañía de productos
homeopáticos Boiron está sufriendo reveses
legales. En California ha sido obligada a pagar 12
millones de dólares en indemnizaciones por
publicidad engañosa, puesto que sus preparados
no cumplían lo que anunciaban en el prospecto;
entre ellos se encontraba el Oscillococcinum.[19]
De hecho otras compañías homeopáticas como
DHU han decidido abandonar el mercado
americano.
Pero no sólo en Estados Unidos les llueven
galletas. El sistema de salud británico incluye
algunos médicos y hospitales que practican
homeopatía, lo que ha suscitado bastante
controversia. Un estudio de D. M. Shaw, de la
Universidad de Glasgow, sugería que el argumento
de que la homeopatía no es peligrosa es falso por
estos cinco motivos:[20]
— Puede evitar que el paciente busque un
tratamiento efectivo. — Todos los pacientes se perjudicarán
indirectamente si el servicio de salud británico
subvenciona la homeopatía porque le estará
quitando financiación a las terapias efectivas. — La gente a la que se le receta homeopatía está
siendo tratada de forma poco ética ya que no es
el mejor tratamiento disponible. — La homeopatía está haciendo disminuir la
confianza en los servicios de salud públicos. — Y también está influyendo negativamente en
formas eficaces de terapias complementarias.
En 2010 la Comisión de Ciencia y Tecnología
de la Cámara de los Comunes también emitió un
dictamen negativo sobre el uso de la homeopatía.
[21]
En Australia se está dando actualmente un
proceso similar, con la diferencia de que el
estudio realizado es el más amplio sobre eficacia
de la homeopatía que se ha llevado a cabo hasta la
fecha. Las conclusiones de éste indican que no se
ha encontrado ninguna evidencia que apoye la
inclusión de la homeopatía en el sistema nacional
de salud.[22]
A un nivel más local yo ya mantuve un debate
público con el director científico (sic) de Boiron
en España. Si debates con alguien que se lo cree,
es más fácil dejar en evidencia lo absurdo de su
creencia, aunque la discusión pueda acabar a
gritos. En cambio, alguien que sabe que los
preparados homeopáticos consisten en pastillas de
azúcar esquiva con evasivas los temas más
evidentes y basa su argumentación en
generalidades del tipo: la ciencia no lo sabe todo
o la homeopatía se utiliza en muchos países,
etcétera, con una verborrea vacía que enmascara la
falta de argumentos. O pone el ejemplo del
paracetamol o de las muchas farmacias que venden
homeopatía, como si el hecho que tengas un
aeropuerto quiera decir que aterricen aviones (en
España existen varios ejemplos de aeropuertos sin
aviones). Me quedé esperando que aportara las
revisiones de la Cochrane Collaboration que
apoyan la eficacia de los productos que vende su
compañia.[23]
Si a estas alturas todavía queda algún lector
que crea que la homeopatía es válida porque «a mí
me funciona», le recomiendo un sencillo
experimento. La próxima vez que vaya a un
dentista que exija anestesia homeopática (el
Sedatif, por ejemplo, le valdrá) y luego me cuenta.
Otra opción es que utilice anticonceptivos
homeopáticos para la planificación familiar. Si
sale niño, que le ponga Samuel en honor de
Hahnemann, y si sale niña, Ana en honor de Mato,
en agradecimiento por el decreto de regularización
de los preparados homeopáticos.

Como ya he comentado, una de las estrategias
comerciales de las empresas que venden productos
homeopáticos se basa en aparentar que sus
productos son tan válidos como los auténticos.
Para ello, un camino son los congresos médicos,
generosamente subvencionados. Otro son las
universidades. Cuando la homeopatía se enseña en
las facultades, parece más seria, aunque yo soy
profesor de universidad y puedo decir que se oyen
bastantes tonterías en las aulas universitarias. Sin
embargo, aunque hay universidades que dan títulos
de posgrado o de extensión universitaria de
homeopatía, éstos no tienen ninguna validez para
ejercer como médico.
En Estados Unidos, en su momento existieron
diversas escuelas de homeopatía, pero la mayoría
de ellas cerraron en los años treinta. Aun así, hay
algunos países en los que se pueden obtener títulos
universitarios de homeopatía, como en México, en
concreto en la Universidad Antropológica de
Guadalajara.[24] No es casualidad que sea ésta
una universidad que se autodefine como humanista
(no de ciencias) y que también dé títulos en
Bioenergía y desarrollo personal y en Psicología
transpersonal. Sobre esto creo que vale más una
carcajada que mil silogismos: en un capítulo de
Futurama aparece un coche que busca científicos
para una conferencia sobre calentamiento global;
aparece también un señor vestido de médico que,
mientras agita un título universitario, dice: «Yo soy
licenciado en Medicina homeopática», y el coche
le lanza un chorro de agua al grito de «Usted es
licenciado en chorradas».[25]
La homeopatía está disfrutando de una edad d

No hay comentarios :

Publicar un comentario