Historia clínica de la homeopatìa

En la sociedad en general mucha gente se dio
cuenta de lo ridículo de sus planteamientos, como
ha quedado reflejado en la literatura. Ambrose
Bierce dijo: «Un homeópata es un humorista de la
medicina». Más contundente fue Pío Baroja en Las
inquietudes de Shanti Andía, donde escribió:
El doctor Cornelius curaba por la homeopatía, procedimiento
que él llamaba el sistema de l´Homme du Coq (el sistema del
Hombre del Gallo). No comprendía el porqué de la frase,
hasta que él mismo me dijo que la homeopatía la había
inventado un señor Hahnemann, que en alemán quiere decir el
Hombre del Gallo.
Constantemente repetía un latinajo que, si no recuerdo
mal, era similia similibus curantur, lo que yo, en verdad, no
sé qué quiere decir; pero cuando algún marinero se quejaba al
capitán de una paliza, él le aconsejaba que le diera otra; si se
quejaba de falta de dinero, que le quitase el sueldo. Siempre
con elsistema del Hombre del Gallo.
En España no se permitió su promoción o
publicidad durante el franquismo, aunque no por
cuestiones científicas, sino porque con tanta
liturgia y ritual se veía detrás la mano de la
francmasonería. Recordemos que Franco no era
una persona precisamente interesada en la ciencia
y que tuvo en su dormitorio el brazo incorrupto de
santa Teresa en un relicario (aunque en verdad era
la mano). Cuando uno piensa que se acostaba todas
las noches entre una mano amojamada de una santa
y Carmen Polo en camisón, se entiende lo siniestro
del personaje.[6]
GARGANTA PROFUNDA Y LA HOMEOPATÍA
Si la homeopatía no tiene base científica y sus
principios doctrinales son insostenibles, ¿cómo ha
conseguido el aura de distinción?
Una compañía farmacéutica de verdad tiene
que hacer una gran inversión para sacar un
fármaco al mercado. Sólo el coste de la
investigación, más los ensayos clínicos y el largo
proceso de autorización suponen una inversión de
millones de euros. La homeopatía no requiere
ninguna investigación ni ensayo clínicos, pues con
los principios de Hahnemann basta, y tampoco el
control de calidad, puesto que al final la
preparación está tan diluida que si han puesto
tintura madre será indetectable; con que los
gránulos tengan azúcar y vigilar que no esté
contaminada sobra. Y por si fuera poco, un
medicamento de verdad tiene una patente que sólo
permite su explotación durante un tiempo
determinado, y una vez transcurrido ese período
pueden hacerse genéricos mucho más baratos. Los
medicamentos homeopáticos son eternos, caros y
nunca bajan de precio. ¿Alguien ha visto un
genérico de un fármaco homeopático? Por lo tanto,
te están vendiendo una caja de pastillas de azúcar
a una media de 15-30 euros la unidad.
Son varias la empresas que, viendo la oportunidad de mercado
y la escasa regulación, han sacado productos homeopáticos.
De hecho muchos colegios de médicos y farmacéuticos
defienden activamente la homeopatía. En Madrid está el
Instituto Homeopático y Hospital de San José,[7] lo cual no
deja de ser un eufemismo: ¿pueden tratar las mismas
dolencias que un hospital no homeopático? ¿Cómo funciona la
sección de urgencias?
Fijémonos en un artículo titulado «¿Por qué
nos gusta la homeopatía?»,[8] escrito por una
farmacéutica. Copio literalmente:
Un ejemplo muy sencillo Apis Melifica (veneno de abeja)
cuando nos pica una abeja sentimos dolor, calor, rubor, picor,
escozor... pues si tomásemos Apis melifica a la 9CH por
ejemplo cada cuarto de hora hasta espaciar tomas según
mejoría, los síntomas irían desapareciendo.
Que una profesional de farmacia dé este tipo
de consejos es muy peligroso. En general, los
síntomas de una picadura de abeja se reducen al
mismo ritmo con o sin homeopatía. Por lo tanto, si
no te tomas Apis melifica cada cuarto de hora
también verás cómo los síntomas van
desapareciendo. Pero ¿qué pasa con una persona
alérgica a la picadura de las abejas? Si no se toma
un antihistamínico en breve, la picadura puede
tener consecuencias fatales. Vender una falsa
medicación contra la picadura de abejas puede
hacer que alguien que necesite medicación real
asuma que el remedio homeopático es válido.
Acabas de leer, igual que yo, que Apis melifica
sirve para las picaduras de abeja, ¿no? ¿Has visto
que avise de que no es eficaz en caso de alergia?
Yo tampoco. Por cierto, si alguien fallece por
tomar Apis melifica y no un antihistamínico en
picaduras de abeja, ¿quién se hará responsable?
La pseudomedicina nunca es inocua, ya sea por
acción o por omisión. El artículo prosigue:
En este principio de similitud se basa la vacuna de la viruela.
Primera falacia, y gorda. Ya he explicado
antes que no tiene nada que ver una vacuna (poco y
que produce un efecto medible) con un
medicamento homeopático (nada), y la vacuna no
hay que ponérsela cada cuarto de hora.
La homeopatía siempre ha creado mucha controversia ya
que se desconoce su mecanismo de acción en nuestro
organismo, es decir que no se sabe cómo funciona realmente.
Pero ante ello podemos decir que el paracetamol es un
principio activo, bastante seguro (aunque puede ser perjudicial
para el hígado ya que es donde se metaboliza), antiguo muy
utilizado, pero que tampoco se conoce su mecanismo de
acción.
Segunda falacia. Hay medicamentos de los
que se desconoce cómo actúan a nivel molecular
(la aspirina hasta hace unos años, por ejemplo),
pero eso no quita que en un ensayo clínico
controlado funcionen mejor que el placebo. La
homeopatía es el caso contrario: sí que sabemos
cómo actúa, como un placebo, y por eso nunca ha
superado un ensayo clínico controlado.
Esto ocurre frecuentemente en la farmacia y es entonces
cuando le explicamos a ese paciente que la homeopatía no
funciona de la misma manera en todas las personas, ya que
influyen muchos parámetros para que un homeópata se
decante por una cepa o por otra en función de tus rasgos de
personalidad, por ejemplo, o la manera de comportarse
también influye, no sólo se fija en los síntomas que se pueden
observar o que expresa el paciente que siente. Va mucho más
allá.
Y luego dice:
La homeopatía se basa en muchísimos años de experiencia y
de evidencia. Ya hay muchos estudios clínicos donde se
muestra su eficacia y se confirma. Además podemos decir
que los niños y los animales nunca mienten y en ellos funciona
y no como en los adultos que muchas veces tenemos
prejuicios y estamos condicionados.
Si para la homeopatía es importante la
personalidad, el comportamiento o lo que el
paciente dice que siente, ¿por qué al final le dais a
todos el mismo preparado y no se lo preparáis en
plan fórmula magistral? De hecho el artículo habla
de las virtudes de Apis melifica, no del
tratamiento de pacientes introvertidos, votantes de
partidos regionalistas y aficionados a la petanca.
Cuando lo aplicas en animales (que no mienten),
¿cómo evalúas su personalidad o sus sensaciones?
¿Se lo preguntas y te contestan? Los niños y los
animales no están condicionados, pero el que
apunta los resultados, sí. Por cierto tampoco hay
evidencias de que la homeopatía veterinaria
funcione,[9] pero sí de que los animales también
sufren el efecto placebo.[10]
Los farmacéuticos también pueden decirte
que tienen un perfil de cliente que necesita que le
receten algo porque si no piensa que pasas de él.
La homeopatía le viene muy bien porque parece un
fármaco de verdad. Los farmacéuticos tienen muy
claro que su nicho de mercado y el que más
beneficios les renta son las enfermedades leves,
tipo catarros y similares, pues saben que se van a
curar igual con pastillas de azúcar que sin ellas.
Simplemente, el paciente quiere que le des algo,
cuando no le hace falta nada, y tú se lo vendes. Al
ser afecciones leves se evitan demandas y
problemas. Esta actitud no tiene nada de inocua; al
contrario, es muy peligrosa.
De cara al público le estás dando legitimidad
y validez a algo que no la tiene. Cuando luego
salga alguien diciendo que se está tratando con
homeopatía una patología grave, ¿qué le dirás?
¿Que le estabas tomando el pelo cuando le
recomendaste homeopatía para un catarro? Jeremy
Sherr está prescribiendo tratamientos de sida en
África con homeopatía,[11] hay miles de páginas
que ofrecen remedios homeopáticos contra el
cáncer[12] y, por si fuera poco, en 2011 ciertos
médicos católicos alemanes declararon que
pueden curar la homosexualidad con homeopatía.

No hay comentarios :

Publicar un comentario